.st0{fill:#FFFFFF;}

Salud

Incluso si fumar fuera nuevo, ya sabríamos que es perjudicial

 marzo 6, 2020

Por Dr. Carl V. Phillips | Daily Vaper (Colaborador)

Ya sabemos que el vapeo presenta poco o ningún riesgo para la salud, a pesar de las afirmaciones de que simplemente “no sabemos lo suficiente”. Uno de los temas favoritos ofrecidos en apoyo de esta última afirmación es que llevó décadas darse cuenta de que fumar es tan dañino y, por lo tanto, no podemos saber nada sobre el vapeo hasta que hayan pasado décadas. Esto es incorrecto, tanto porque tenemos una buena estimación (y mediciones) de vapeo, como se explicó anteriormente, y porque hoy ya tenemos forma de saber que fumar es dañino si solo hubiera existido en los últimos años.

La sugerencia de que tendríamos que repetir el desarrollo de los métodos y conocimientos de las ciencias de la salud para aprender algo hoy es simplemente una tontería. Según esa lógica, cuando aparece una nueva enfermedad infecciosa, debemos pasar por milenios creyendo que es causada por espíritus malignos, humores desequilibrados y miasma, antes de reinventar la teoría de los gérmenes para la enfermedad en particular y buscar una cura. Así no es como funcionan la historia y la tecnología.

Si fumar tabaco fuera una innovación nueva (obviamente un argumento contrafactual exagerado), los expertos en ciencias de la salud se preocuparían inmediatamente por ello. El humo es efectivamente el prácticamente el mismo humo por el uso de combustibles sólidos en interiores, en particular las estufas primitivas, que sabemos que crean un alto riesgo de enfermedad. Es bastante similar a la contaminación del aire exterior grave, con sus daños conocidos. En lugar de decir que respirar en Nueva Delhi es como fumar dos paquetes al día, diríamos que la nueva práctica de fumar es probablemente tan dañina como respirar en un día contaminado de Nueva Delhi.

También podríamos acumular rápidamente datos útiles de laboratorio. Considere los estudios que comparan los efectos del vapor y el humo en células in vitro o tejido vivo. Nos enfocamos en la falta de efectos mensurables del vapor, prestando poca atención a los efectos dañinos esperados del humo. Pero si esta última fuera información nueva, sería una advertencia inmediata de que la exposición parece ser bastante dañina. Los estudios clínicos a corto plazo mostrarían la rápida reducción en el funcionamiento respiratorio y los niveles dañinos de monóxido de carbono en la sangre de los fumadores.

Nada de esto sería suficiente para estimar exactamente cuán riesgoso es fumar. Podríamos tratar de estimar la magnitud total extrapolando los efectos medidos de la cocina interior, la contaminación del aire exterior y varias exposiciones ocupacionales. Esto podría estar equivocado fácilmente por un orden de magnitud en cualquier dirección. Sin embargo, eso nos diría que fumar representa un gran riesgo, estimando a ese riesgo como de los más grandes debidos a cualquier otro producto de consumo o a exposición involuntaria común a contaminantes.

Si quisiéramos hacer estimaciones precisas de los riesgos, de hecho tendríamos que esperar hasta tener epidemiología. La biología es complicada, por lo que estimar riesgos basados ​​en extrapolaciones, química y toxicología es a menudo un procedimiento muy inexacto. Por ejemplo, si extrapolamos las estimaciones actuales sobre los efectos de la contaminación del aire, concluiríamos que fumar es en realidad bastante más dañino de lo que realmente es.

Por la misma razón, si los estudios de química del aerosol del cigarro electrónico hubieran sugerido que éste era sustancialmente peligroso, no habría manera de concluir la estimación de un 5 por ciento más peligroso que fumar, en lugar del 1 por ciento o el 25 por ciento. Pero dado que los resultados muestran que este aerosol es aproximadamente inofensivo, podemos estar bastante seguros de nuestras conclusiones.

Por lo tanto, si fumar fuera nuevo, la ciencia disponible no nos daría la certeza de si es más o menos peligroso que, por ejemplo, la obesidad extrema, pero nos diría que el peligro está allí. En el ejemplo contrafactual, tendríamos titulares como “tan pronto como se reconoció la nueva moda del tabaquismo, fumar parece ser extremadamente peligroso. Evítelo y apéguese a formas seguras de usar el tabaco, como chupar y masticar tabaco oral, o usar productos de nicotina extraídos” (lo cual solo unos pocos puritanos dicen que son formas nocivas de consumir tabaco).

Traducido por Provapeo México. Original disponible acá.

Para seguir leyendo...




{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}
>